Alemania cierra siete de sus 17 centrales nucleares

La medida afecta a las mas antiguas y se presenta como provisional por tres meses, pero podría ser irreversible

El gobierno alemán cerrará “provisionalmente” durante tres meses siete de sus diecisiete centrales nucleares, las más antiguas del país, mientras se procede a una revisión exhaustiva de las condiciones de seguridad en todas ellas. Así lo ha anunciado hoy la Canciller Angela Merkel, tras consultas con los cinco presidentes de las regiones que aun tienen centrales nucleares en su territorio, miembros todos ellos de su coalición de gobierno.

La medida es un paso más ante el definitivo revés que la situación vivida en Japón desde el viernes representa para la política pronuclear de la Canciller. Con tres elecciones regionales a la vuelta de la esquina, que se van a cobrar factura, el cambio de actitud era ineludible.

Una ley de socialdemócratas y verdes que fue desenlace de 22 años de movimiento antinuclear, estableció en el año 2000 que todas las centrales nucleares alemanas se cerrarían en 2020. Merkel anuló aquella ley, ampliando el servicio de las centrales, pero Fukushima ha hecho fracasar aquella marcha atrás de manera irreversible. Las decisiones que Merkel está tomando estos días, son pasos que conducen ineludiblemente al fin de la energía nuclear en Alemania. Los consorcios energéticos esperaban ingresar unos 100.000 millones de euros con la ampliación del servicio de las centrales, según diversas estimaciones.

El 71% de los alemanes quieren un abandono de la energía nuclear, un 70% considera posible un accidente como el de Fukushima en su país, y el 80% quiere que el gobierno dé marcha atrás a su decisión del pasado septiembre de ampliar la vida de las centrales una media de doce años, más allá del 2020, según encuestas divulgadas hoy. En los últimos días se han registrado manifestaciones antinucleares en 450 ciudades y localidades alemanas. Intentando limitar el daño político que esta crisis le ocasiona, Merkel ha cambiado por completo de discurso en 24 horas. Hoy ha calificado el accidente de Fukushima de, “inflexión en la historia del mundo técnico”.

En Alemania los pronósticos y diagnósticos sobre la evolución de la crisis en Japón son bastante inquietantes. La compañía Lufthansa ha suprimido sus vuelos a Tokio, donde la embajada austriaca ha evacuado a Osaka, al sur de Tokio y más lejos de Fukushima, a su personal. Los vuelos de la compañía alemana se han desviado hacia Osaka y Nagoya. Varios equipos de televisión alemanes también han abandonado la capital nipona. El ex Canciller federal Helmuth Schmidt ha declarado a Die Zeit que en situaciones como las que se viven ahora en Japón, “el gobierno no está obligado a informar de todo lo que sabe, pero si a no mentir: todo lo que diga debe ser verdad”, ha dicho.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Top