Alicia Arbe

del departamento jurídico aragonés de la Unión de Consumidores de España (UCE)

Desde este verano, en la Unión de Consumidores de Aragón -que cuenta con una sección especializada en el sector de la vivienda-, la mayoría de las consultas que recibimos relativas a la compraventa de vivienda versan sobre los siguientes supuestos:

  1. Falta de entrega del aval por parte de la promotora. La falta de entrega de aval es motivo para instar la resolución del contrato por parte del comprador. Si el vendedor no rescinde el contrato, al comprador no le quedará otro remedio que acudir a la vía judicial, y también interponer la correspondiente denuncia administrativa en la  dirección General de Consumo de la comunidad autónoma correspondiente, por incumplimiento de lo dispuesto en el Real decreto 515/1989, de 21 de abril, sobre protección de los consumidores en cuanto a la información a suministrar en la compraventa de viviendas.
  2. Hay firmado un contrato privado de compraventa y, debido a cambios en la situación personal y laboral, el comprador no puede hacer frente a las letras que van venciendo. Antes de la crisis, el promotor no ponía objeciones a rescindir los contratos en estos supuestos, ya que existía lista de espera de los compradores, sin embargo ahora la situación ha cambiado notablemente.
  3. Otro supuesto es cuando llega el momento de la firma de la escritura pública de compraventa y de formalización del préstamo hipotecario, el comprador no encuentra financiación. Algunos contratos privados de compraventa tienen una cláusula con la posibilidad de rescisión en estos supuestos.Tanto en este supuesto como en el anterior, si el vendedor está cumpliendo con lo pactado, el comprador tiene bastante complicado instar la resolución del contrato, ya que si el promotor no accede a rescindir, al comprador no le quedará otra opción que acudir a los Tribunales, y que sea un juez el que decida si se rescinde o no ese contrato.
  4. Una vez suscrito el préstamo hipotecario, son muchas las personas que no pueden hacer frente a las mensualidades de hipoteca. Ante todo, deben ponerse en contacto con su banco o caja para intentar arreglar la situación, renegociando si es posible las condiciones de la hipoteca, o bien consultar en otras entidades. Sobre todo, no hay que acudir a los denominados “chiringuitos financieros”, pues en principio ofrecen créditos de manera sencilla y rápida, pero las condiciones e intereses son muy elevados.

 

Deja un comentario

Top