Cambiar la bañera por ducha tiene ventajas fiscales

Garantizar la accesibilidad al cuarto de baño en casa es tan impotante (especialmente en el caso de personas mayores o personas con movilidad reducida), que incluso existe un Real Decreto Ley de abril de 2010 que favorece el cambio de bañera a ducha con ventajas fiscales.

Así es: el mejor momento para cambiar tu bañera por un plato de ducha es ahora, en noviembre y diciembre, antes de que acabe el año. El Estado ofrece desgravaciones fiscales de hasta un 10% “con un máximo de 12.000 euros por vivienda habitual”, y “siempre que las obras tengan por objeto, entre otros, la mejora energética de la vivienda, la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros, o favorezcan la accesibilidad al edificio o las viviendas”. (Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril).

Leer artículo completo en: aqua

Deja un comentario

Top