Blog de Construmática

Icon Icon Icon Icon Icon Icon Icon Icon Icon

Links – Marzo 2010


Las TIC en el sector de la construcción

  • La llamada revolución digital ha transformado en gran medida el sector de la construcción y no hay duda de que lo seguirá haciendo en el futuro
  • El BIM continúa siendo el último grito en dibujo arquitectónico
  • Internet como medio indispensable y de gran utilidad para los profesionales del sector
  • Es ya más que sabido que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han hecho surgir nuevas formas de trabajo, de aprendizaje y de comunicación. Las telecomunicaciones, la informática e Internet han creado un nuevo paradigma y una nueva sociedad, la de la información. Nada ni nadie escapan a este paradigma y el mundo de la construcción no es ninguna excepción.

    La llamada revolución digital ha transformado en gran medida el sector de la construcción y no hay duda de que lo seguirá haciendo en el futuro. Buena muestra de ello es el modelado de información de construcción (BIM, Building Information Modeling), también llamado modelado de información para la edificación. Gracias a las nuevas tecnologías se ha pasado del tradicional dibujo a mano de planos en dos dimensiones a la existencia de software que posibilita el desarrollo de todo el proceso arquitectónico en tres dimensiones (proyecto y manufactura). Quién sabe lo que los arquitectos podrán hacer en un futuro gracias a las nuevas tecnologías que se irán (o ya se están) creando y desarrollando….

    Del CAD al BIM

    A pesar de la rapidez y de los constantes cambios que imperan en la nueva sociedad de la información, el BIM continúa siendo el último grito en dibujo arquitectónico. Año tras año se va implantando como sistema hegemónico al mismo tiempo que este no para de evolucionar con la constante aparición de mejoras e innovaciones. Ahora ya nadie duda de que el BIM acabará sustituyendo al CAD (diseño asistido por ordenador que permite el dibujo de planos en dos dimensiones), como en su momento este último sustituyó al dibujo de planos a mano. De.Construmática ya lo anunciaba es su primer número: “poco a poco el CAD hace un pie al lado y entra el BIM (Building Information System). Esto se refiere a una nueva generación de programas que permite ir diseñando tridimensionalmente desde el inicio del proyecto e incorpora información en cada uno de los elementos, lo que permite ir cubicando y calculando costos al mismo tiempo que se va proyectando. Muchos dirán que simplemente se trata de dibujar en 3D en vez de 2D, pero en verdad tiene un gran cantidad de ventajas que van desde la reducción de tiempos de producción, costos, reducción de incertidumbre, etc. Además en muchos de estos programas se puede integrar la ingeniería, especialidades, etc.”

    Las ventajas del BIM

    Además de las anteriormente citadas, el BIM conlleva muchas otras ventajas como “facilitar la integración de los distintos programas que se usan en el sector”, explica Jordi Ber, director de Estrategia e Innovación del metaportal Construmática.  Ber se refiere al hecho de que “los distintos profesionales que intervienen a lo largo de un proceso de construcción no trabajan con un mismo programa. Hasta ahora, este hecho dificultaba enormemente que la información se pasara de unos a otros y en muchas ocasiones obligaba a hacer de nuevo los dibujos o bien los cálculos. Esto representaba una gran pérdida de tiempo y de dinero”, afirma el experto. “Ahora, gracias al BIM, es posible pasar la información de un programa a otro lo que se traduce en una gran mejora debido a los menores costes económicos, el menor tiempo, y los menores problemas en obra que esto supone”.

    Según Ber, otra de las ventajas, o más bien avances, que aporta el BIM es la posibilidad de hacer simulaciones. “Gracias a estas podemos conocer mejor el comportamiento del edificio, su consumo energético, que pasaría su sustituyéramos un material por otro, etc.” Como pueden ver las posibilidades de la simulación son muchas al igual que las ventajas que esta conlleva.

    Internet

    No se puede hablar de TIC sin mencionar Internet. La red de redes es crucial para el sector de la construcción.  En la pasada edición de la feria Construmat de Barcelona, el metaportal Construmática organizó un encuentro de formación y networking titulado “La innovación está en la red”. En el evento, varios ponentes expertos en la materia hablaron sobre la construcción y la importancia de las TIC como instrumento clave en el desarrollo del sector. Uno de estos ponentes fue Jordi Ber quien habló sobre los beneficios de Internet para los profesionales del sector de la construcción.

    Según el director de Estrategia e Innovación de Construmática, Internet tiene cuatro grandes patas: una como sistema de almacenamiento, otra como sistema de búsqueda, una tercera como sistema de comunicación y, finalmente, como software (lo que se conoce como la nube). Vayamos por partes y analicemos una por una las distintas posibilidades que representan estas cuatro patas para el sector de la construcción.

    Como sistema de almacenamiento, la utilidad de Internet es clara. Cualquier persona, institución o organización es libre de colgar en la red toda aquella información o documentación que le plazca. Así es como al final Internet se ha acabado convirtiendo en un gran almacén en el que cualquier profesional del sector puede acudir en busca de información, ideas o conocimiento. Y aquí es donde entra en escena la segunda pata de Internet, la búsqueda, que se lleva a cabo principalmente mediante buscadores o navegadores como Google, Bing o Yahoo. En la red se pueden encontrar directorios, catálogos, bases de datos, webs como Wikipedia, y un largo etcétera.

    La tercera pata, la comunicación, es una de las más importantes. Gracias a Internet ya apenas hay fronteras geográficas y la información puede circular de punta a punta del mundo en cuestión de segundos. ¿Cómo beneficia todo esto al sector? Principalmente, facilitando la comunicación y el intercambio de información entre los distintos profesionales que forman parte de un mismo proyecto. El correo electrónico, los chats o las videoconferencias son grandes herramientas al respeto. Por otro lado, Internet también facilita la comunicación entendida como la divulgación de información. Es decir, todo lo que son revistas digitales, newsletters, blogs, las mismas páginas webs de instituciones y organizaciones del sector, y un largo etcétera.

    La última pata, aunque no la menos importante, es la de Internet como software, es decir, la existencia en la red de programas de cálculo, de mediciones y presupuestos, de gestión de proyectos…

    Todas estas patas y utilidades de la red, han convertido Internet en un medio indispensable y de gran utilidad para los profesionales del sector de la construcción. Las posibilidades de la red de redes no paran de crecer al igual que nuestra dependencia sobre ella. ¿Quién no se ha preguntado nunca cómo podíamos vivir sin Internet?


    La nueva sede de la Academia de las Ciencias de California

    • El proyecto, obra del italiano Renzo Piano, goza del privilegio de ser el mayor edificio público poseedor de la certificación LEED platino
    • Gracias a sus diseño, el consumo energético es entre un 30% y un 35% inferior al de un edificio convencional
    • El techo verde ondulado es el elemento más característico, incluso es una atracción visitable del museo

    EL MUSEO MÁS ECOLÓGICO DEL MUNDO

    Camuflada en medio del gran parque del Golden Gate de la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos, se encuentra la Academia de las Ciencias de California. El edificio, obra del arquitecto italiano Renzo Piano, es una curiosa construcción que da la sensación de respirar vida por todos sus poros. No en vano, es considerado el complejo museístico más ecológico o verde del mundo. De hecho, la Academia es el mayor edificio público poseedor de la certificación LEED platino, la mayor puntuación que es posible obtener mediante el sistema LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) impulsado por el Green Building Council de Estados Unidos (www.usgbc.org).


    Anteriormente, la Academia de las Ciencias de California estaba ubicada en una serie de edificios tan sólo vagamente relacionados entre ellos, y correspondientes a un modo de construir ya obsoleto. Tras un terremoto que dañó la construcción en 1989, surgió la posibilidad de reconstruir todo el complejo con nuevos criterios. Para ello se eligió a Renzo Piano quien con sus 72 años de edad ha hecho un magnífico trabajo en el que ha sabido combinar la estética con la funcionalidad y el respeto hacia el medio ambiente. El resultado ha sido un espacio interconectado, con contenidos renovados, bajo un techo vivo que produce energía e integra el edificio en su entorno. En palabras del propio autor, se trata de una “instalación moderna para la exhibición, educación, conservación e investigación, bajo un mismo techo, de acuerdo a estrategias de diseño sostenible”.

    Diferentes características y sistemas del edificio permiten reducir el gasto energético y el consumo de agua. Por un lado, gracias a haber sido diseñado con criterios de regulación pasiva de temperatura y ventilación, y a la cantidad de ventanas y claraboyas implantadas que permiten aprovechar la luz solar, el edificio emplea de un 30% a un 35% menos de energía que un edificio convencional. Por otro lado, con las 60.000 células fotovoltaicas del tejado, que proporcionan casi 213.000 kWh de energía limpia al año, se puede abastecer hasta el 15% de la demanda energética del edificio. Finalmente, el tejado también tiene capacidad para recoger unos 13 millones de litros de agua de lluvia al año, la cual es reutilizada.

    Con la nueva sede no sólo ha ganado el medio ambiente y el conjunto de la sociedad. El número de visitantes del museo también ha aumentado considerablemente. Son muchos los curiosos que acuden a ver la gran obra arquitectónica del maestro Piano. Incluso se dice que con esta renovación el Golden Gate Park ha ganado diversas hectáreas de verde.
    Para quienes quieran ir más allá de los aspectos arquitectónicos de la Academia de las Ciencias de California, sólo comentar que las instalaciones acogen un acuario, un planetario (el más avanzado del mundo) y un museo de historia natural. Además, en ellas también se llevan a cabo programas de investigación y divulgación. Como dijo Piano en la ceremonia de apertura: “este museo es un regalo a nuestros hijos y a las próximas generaciones (…) Una herramienta para que la siguiente generación le dé a la Tierra la ayuda que necesita”.

    Los materiales:

    Como no podía ser de otra manera en un buen proyecto ideado bajo criterios de construcción sostenible, se tuvo especial cura en el proceso de deconstrucción de las viejas instalaciones. Más de un 90% de los residuos de demolición de los antiguos edificios fueron reciclados. Por ejemplo, se reciclaron en fábrica 12.000 toneladas de acero, se reutilizaron 9.000 toneladas de hormigón para la construcción de carreteras cercanas y 120 toneladas de desechos biodegradables se reciclaron in situ.
    Los restos del viejo complejo no son los únicos materiales reciclados de la nueva sede del museo. Para la totalidad del acero estructural del edificio se empleó acero reciclado, y el aislamiento de las paredes está realizado con ropa tejana reciclada (denim), un producto formado básicamente por algodón y con un 85% de contenido reciclado post-industrial.

    Por otro lado, más del 50% de la madera del renovado museo procede de bosques gestionados de manera sostenible y está certificada según los principios del Forest Stewardship Council (FSC). Además, el hormigón empleado contiene un 30% de cenizas (subproducto de las centrales térmicas de carbón) y un 20% de escorias (producto residual de los procesos de fusión de metales), con lo que se ha evitado la emisión de más de 5.375 toneladas de carbono en el proceso de fabricación de dicho hormigón.

    La cubierta
    Sin duda, el elemento más característico del edificio es su techo verde ondulado. Se trata de una superficie de 10.000 metros cuadrados cuya forma es un homenaje a las colinas de San Francisco.

    El techo está cubierto de vegetación autóctona. Concretamente, por nueve especies diferentes de plantas nativas de esta región de California, que al ser de la zona no necesitan irrigación artificial, con lo que el mantenimiento y aporte de recursos ajenos al sistema natural es mínimo o nulo. Las plantas y sus flores y bayas atraen, a su vez, a otras especies autóctonas como insectos o aves. Tal es el atractivo del techo que incluso se ha convertido en una atracción visitable del museo.

    Des del punto de vista ecológico, la tierra del techo, además de ser un elemento decorativo, actúa como material aislante y permite la recogida de agua. Por otro lado, los distintos tragaluces existentes brindan luz natural a los espacios interiores.

    RENZO PIANO, vida y obra

    Considerado uno de los arquitectos más prolíficos de la últimas tres décadas, Renzo Piano no ha dejado de sorprender y de innovar en todo este tiempo y a sus 72 años de edad todavía lo sigue haciendo. La nueva sede de la California Academy of Sciences es sólo uno de estos ejemplos pero hay muchos más. Nacido en el 1937 en Génova (Italia, país de grandes artistas y revolucionarios) en el seno de una acomodada familia de empresarios de la construcción, no es de extrañar que Piano lleve la arquitectura en la sangre. Ya desde joven le gustaba investigar con los materiales de la empresa de su padre. Después de unos primeros proyectos que no pasaron de la mesa de dibujo, en 1971 ganó -junto con su amigo arquitecto Richard Rogers- un concurso que habría de cambiar su vida: el de la construcción del Centro Georges Pompidou en París. El edificio, como en el pasado ya ocurriera con otro símbolo de la ciudad, la Torre Eiffel, fue polémico desde un principio pero el tiempo ha dado la razón a sus autores puesto que se ha convertido en un lugar de obligada visita.
    Otra de sus grandes obras es el Centro Cultural Jean-Marie Tjibaou en Noumea (Nueva Caledonia, 1991-1998). Por este proyecto, Piano recibió en la Casa Blanca de manos del entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el prestigioso Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura. El gran talento del autor también se puede observar en obras como el Aeropuerto Internacional de Kansai (Japón) y el Museo de la Fundación Beyeler (Suiza), entre muchas otras.

    Ficha Técnica

    • Periodo de diseño: desde el 2000 hasta el 2005
    • Periodo de construcción: desde el 2005 hasta septiembre del 2008
    • Ubicación del proyecto: San Francisco, EE.UU.
    • Autoría: estudio de arquitectos Renzo Piano Building Workshop en colaboración con Stantec Architecture (San Francisco)
    • Principales materiales usados: piedra natural, hormigón arquitectónico, vidrio y acero
    • Superficie total: 38.100 metros cuadrados
    • Superficie de construcción: 11.200 metros cuadrados
    • Inversión: 370 millones de dólares (269 millones de euros), incluyendo el programa de exhibición y los costes asociados con la ubicación temporal de la Academia.

    InnoCons Barcelona

    Una red de profesionales innovadores de la construcción

    Más de un centenar de profesionales del sector se organizan para compartir con lealtad sus conocimientos con el objetivo de cambiar el modelo de construcción catalán.

    El sector de la Construcción necesita consensuar entre los diversos agentes que intervienen en él una política general que se aplique mediante una estrategia claramente definida a fin de impulsar la construcción en el siglo XXI. Con este objetivo nació el programa InnoCons Barcelona, una red de profesionales del sector de la construcción que trabaja para mejorar el modelo catalán de la construcción.

    El programa”InnoCons Barcelona por la Innovación en la Construcción” es una iniciativa que surge en Barcelona con vocación internacional. Es una red formada por 124 profesionales del ámbito de la arquitectura y la ingeniería que integra las diferentes perspectivas del sector: los promotores (públicos y privados), los técnicos, los fabricantes y suministradores de productos y los constructores, ya sean éstos especializados o generalistas. Su objetivo es hacer posible el compartir, consolidar y difundir la experiencia y conocimientos de sus integrantes para resolver problemas técnicos mediante soluciones innovadoras, especialmente para la construcción en clima mediterráneo y, así, promover un cambio radical y global en la manera de construir. Se pretende conseguir un sector de la Edificación de alto valor añadido, de personal cualificado, tecnológicamente avanzado y de máxima seguridad para los trabajadores y usuarios de la obra construida.

    Compartir, lealtad y conectividad

    Tres conceptos fundamentales rigen la gestión de InnoCons Barcelona junto a 10 ideas o principios que han inspirado los debates y cohesionado la red. Compartir el conocimiento y la experiencia es el primer y fundamental concepto. El conocimiento y la experiencia acumulados en estos últimos años en Cataluña permiten hacer frente a cualquier reto. A través de una metodología de trabajo colaborativo y técnicas de creatividad, se han conseguido soluciones innovadoras y aplicables inmediatamente a los problemas y exigencias que plantean los usuarios finales de las obras que se han de construir, renovar o mantener en el futuro.

    Los componentes del programa InnoCons Barcelona lo hacen desde la perspectiva de que todos y cada uno de ellos serán los beneficiarios de la voluntad de compartir sus conocimientos y experiencia y por ello lo hacen con lealtad. Lealtad es el segundo concepto que rige la red.  Y en tercer lugar, la conectividad. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son un instrumento esencial para asegurar la permanente conectividad del grupo. Por ello se habilitó una extranet de proyecto de la que forman parte todos los participantes.

    Metodología constructiva

    La Cambra de Contractistes d’Obres de Catalunya (CCOC) es la impulsora de esta iniciativa. La institución, que agrupa a 160 empresas constructoras, invitó a colaborar en el programa a profesionales de todos los ámbitos de la Edificación, tanto del sector público como del privado. Bajo la premisa de que el cambio innovador del sector de la construcción no será posible si no se consigue el compromiso, conjunto y solidario, la CCOC convocó a todos los representantes del sector:

    • Promotores sea público o privado, que define las necesidades a satisfacer, programa la obra a ejecutar, encarga el proyecto y procura su financiación.
    • Técnicos, arquitectos o ingenieros, que define cómo se ha de construir la obra (proyecto), la dirige y/o controla su ejecución.
    • Fabricantes que suministran los productos o materiales de construcción
    • Constructores generalistas, que coordinan las diferentes especialidades u oficios que contempla el proyecto y se responsabilizan de las tres variables fundamentales: plazo, precio y calidad
    • Constructores especializados, que ejecuta una parte concreta de la obra

    En total, fueron 124 profesionales que respondieron positivamente a la convocatoria y se agruparon en cinco grupos creativos:

    1) Estructuras (el esqueleto del Edificio),

    2) Fachadas, cubiertas e interiores (la piel),

    3) Instalaciones (los vasos sanguíneos),

    4) Eficiencia energética (comportamiento)

    5) Medio Ambiente (sostenibilidad).

    Los 5 grupos así formados realizaron durante seis meses reuniones presenciales que supusieron un total de 174 horas de conversaciones además de un continuo y efectivo intercambio de documentos y opiniones a través de la extranet de trabajo colaborativo. A mediados del año pasado, cada grupo entregó su documento de conclusiones y a finales de años se reunieron en Sitges para redactar y aprobar las conclusiones finales. El 3 de diciembre del 2009 se dieron a conocer esas conclusiones al público interesado mediante una jornada a la que asistieron más de 300 personas.

    Primeras conclusiones

    El programa InnoCons cerraba su primer año de existencia estableciendo las conclusiones que tienen que servir a modo de base para la “nueva manera de construir Edificios”, es decir, construirlos de forma industrializada, respetuosa con el medio ambiente y eficiente energéticamente, adaptados a las necesidades del clima mediterráneo y con la máxima seguridad para los trabajadores que los construyen y para sus usuarios finales.

    El Programa InnoCons, en síntesis, propone una amplia serie de propuestas, operativas de inmediato, para mejorar la productividad y la calidad en la construcción de Edificios, Viviendas, Obras públicas y la Renovación y Mantenimiento de Edificios ya construidos (RiME). Las medidas, referidas a elementos concretos de la construcción y uso de una obra (estructuras, fachadas, acabados de obra, instalaciones y eficiencia energética, medio ambiente, seguridad laboral, etc.) permitirán que las empresas constructoras tengan un adecuado margen de beneficios, disminuyan los costes de la construcción, mejoren la eficiencia energética de los edificios y las infraestructuras, aseguren el respeto al medio ambiente, mejoren las condiciones de trabajo en las obras y, finalmente, impulsen decididamente la renovación y mantenimiento (RiME) del parque de obras y construcciones en uso, que constituye más del 50% del capital físico de la economía catalana y española.

    Con vistas al futuro

    Una vez establecidas las bases, la estructura creada y el prestigio de sus integrantes, arquitectos, ingenieros y constructores de Barcelona, InnoConst constituye un potente foco de impulso y actividad relacionada con la construcción que permite impulsar proyectos de envergadura de forma colaborativa y de trascendencia internacional.

    El futuro de la red InnoCons Barcelona se abre con las vistas puestas en la posibilidad de desarrollar sus principios y soluciones a quien tenga interés y desee aplicarlos a sus proyectos de construcción de edificios en la cuenca del Mediterráneo, o el resto del mundo de clima similar o más cálido.

    Otra línea de trabajo nueva que se presenta está en la formación en el método desarrollado, el acompañamiento en la definición de proyectos concretos y la ejecución de los llamados “proyectos demostración”, así como facilitar los contactos con proyectistas, fabricantes y suministradores de productos y constructores especializados y generalistas.

    El desarrollo de los principios y soluciones definidos por InnoCons Barcelona constituye una referencia que permitirá conseguir un cambio de modelo en la construcción de Edificios (para vivienda, hospitales, escuelas, centros comerciales y edificios públicos y administrativos) adaptados al clima mediterráneo, más eficientes energéticamente, respetuosos con el medio ambiente y con la máxima seguridad para los trabajadores y usuarios, aplicando métodos de industrialización que mejoren sustancialmente la rentabilidad económica de los operadores y su productividad, reducir los costes, incrementar la calidad y la predictibilidad del plazo de entrega.  Satisfacer adecuadamente las necesidades de los usuarios de los Edificios hace de este programa una oportunidad inmejorable en momentos como los actuales de crisis financiera e incertidumbre económica.

    Los 10 principios para el cambio innovador

    1. La construcción no tiene por qué ser diferente. Hay que aumentar la productividad

    2. Hay que satisfacer las necesidades del usuario final de la obra, el verdadero cliente

    3. Hay que construir de manera diferente y mejor que antes, basándose en el desarrollo del producto y el uso de componentes industrializados.

    4. Hay que establecer el diálogo colaborativo entre los diferentes agentes del sector, superando el tradicional e ineficiente proceso secuencial

    5. Hay que contemplar como prioritario el Coste Total de la obra, lo que cuesta proyectarla, construirla y mantenerla en uso durante toda su vida útil

    6. Hay que asociar el proyecto y la obra y favorecer los acuerdos a medio plazo de la cadena de producción y suministro.

    7. Hay que establecer la competencia en relación a la obtención de los resultados previstos y no del precio.

    8. Hay que incluir el respeto del Medio Ambiente en el diseño, ejecución y uso de la obra.

    9. Hay que considerar la Seguridad y Salud de los trabajadores del sector y de los usuarios finales de la obra construida, como un elemento de competitividad.

    10. Para ser eficientes en la gestión y ejecución de las obras, hay que respetar el carácter local del mercado de la construcción.

    Conclusiones del Programa InnoCons


    A) PROPUESTAS APLICABLES A CORTO PLAZO PARA UNA MEJOR Y MÁS EFICIENTE GESTIÓN DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN

    A.1. Es urgente dar cumplimiento a lo previsto en la Ley de Contratos del Sector Público e introducir lo antes posible las TIC en el proceso de selección de contratista (proyecto, dirección y ejecución), desde la adjudicación del proyecto o la obra, control y seguimiento de su ejecución y mantenimiento durante toda su vida útil, para conseguir la máxima transparencia en todo el proceso.

    A.2. Impulsar con decisión todos aquéllos cambios normativos conducentes a conseguir que la regulación del sector se base en los requisitos esenciales, para conseguir una regulación más completa, de más calidad y eficiente, que no suponga una barrera a la innovación y a la industrialización del sector.

    A.3. Cambiar las prácticas del sector a fin de hacer posible que todos los agentes con equipos estables y cualificados, puedan participar desde la fase de proyecto y definición de la futura obra a construir, para asegurar la seguridad laboral, la eficiencia en la utilización de los recursos de todo tipo, la minimización y reciclaje de los residuos, la industrialización del proceso constructivo y la innovación, inspirados en tres ideas básicas: 1) compartir el conocimiento, 2) con lealtad, para que el conjunto, definido como la suma de individualidades, se beneficie y 3)) permaneciendo conectado de forma continuada gracias a las TIC.

    A.4. Los proyectos de obra, elaborados por equipos plurales e incorporando a todos los agentes del sector (promotor, proyectista, fabricantes de los productos a utilizar en la ejecución, constructores especializados que deberán intervenir y constructor generalista que deberá coordinar los trabajos), han de poder ser elaborados con los medios, recursos y plazo necesarios para asegurar el resultado de un proyecto bien definido, que se haya elaborado teniendo en cuenta el Coste Total de la obra (redacción del proyecto, ejecución, mantenimiento y deconstrucción) lo que permitirá que el proceso de construcción sea rápido y sin incidencias, lo que permitirá ajustar al máximo las previsiones con los resultados obtenidos.

    A.5. El proceso de selección de los contratistas (proyecto y ejecución) debe incentivar las tres ideas básicas  – compartir, lealtad y conectividad –  en todos los escalones de la cadena de valor del sector.

    A.6. El responsable y coordinador de la elaboración del proyecto debe ser el responsable de la dirección de su ejecución, a fin de que no se desperdicie el profundo conocimiento adquirido durante la fase de redacción.

    A.7. La competencia en el sector debe estar basada en los resultados obtenidos (performances) y no en el precio. Lo barato acaba costando muy caro en tiempo, recursos e ineficiencias del uso de la obra acabada.

    A.8. Se debe impulsar la I+D+i en el sector mediante la redacción y ejecución de proyectos “demostración” que permitan experimentar en la realidad nuevos materiales, nuevas técnicas, nuevos procesos y sistemas organizativos y así, extender esas innovaciones al resto de proyectos similares.

    A.9. Debe facilitarse el acceso de los promotores de obras, públicos y privados, a toda la información medioambiental hoy disponible mediante el asesoramiento directo y proactivo de los servicios hoy existentes.

    A.10.         Debería constituirse una Plataforma de difusión de las Buenas Prácticas que difunda proactivamente todas las innovaciones que han desencadenar los 9 puntos anteriores. Esta plataforma, que podría denominarse “Construcción Buenas Prácticas” (CBP) debería estar patrocinada por los Departamentos de Política Territorial y Obras Públicas y de Medio Ambiente y Vivienda, como máximos responsables y promotores del interés general en el sector de la construcción. La plataforma CBP (sin personalidad jurídica) estaría abierta a todos los agentes del sector que desearan integrarse y se vehicularía, prioritariamente, mediante las TIC, a fin de reducir al mínimo su coste de funcionamiento.

    B) IDEAS Y SOLUCIONES APLICABLES A CORTO PLAZO EN LAS OBRAS DE INGENIERÍA CIVIL

    B.1.  Utilizar de forma generalizada sistemas industriales de ejecución (como por ejemplo, tuneladoras para la ejecución de túneles, trenes integrados para la construcción de carreteras) a toda la tipología de obras de ingeniería civil (canalizaciones, urbanizaciones y obras lineales) con el recurso intensivo a las TIC.

    B.2.  Impulsar los proyectos “demostración” para la puesta en práctica de nuevos materiales respetuosos del medio ambiente, nuevas técnicas, procesos y sistemas organizativos.

    B.3.  Cartografiar las redes de servicios existentes y crear una base de datos geotécnicos.

    B.4.  Utilizar extranets de proyecto para gestionar la redacción del proyecto y la ejecución de la obra de forma eficiente.

    B.5.  Redactar proyectos que permitan la trazabilidad del hormigón y las estructuras de acero con ayuda de sensores, ya disponibles hoy en el mercado.

    B.6.  Incorporar en la CBP citada en el punto A.10 anterior, un grupo especializado (clúster) en obra subterránea, para aprovechar el conocimiento acumulado a través de la utilización de tuneladoras en estos últimos años y, así, difundir al máximo la experiencia obtenida en la ejecución de túneles industrializados en nuestro país.

    B.7.  La plataforma CBP debe iniciar la redacción de una Guía para la confección de Estudios Geotécnicos para la redacción de proyectos y ejecución de obras de Ingeniería Civil.

    C) IDEAS Y SOLUCIONES APLICABLES A PRÓXIMAS PROMOCIONES DE VIVIENDA

    C.1. IDEAS APLICABLES A LA FASE DE PROYECTO, DE GRAN IMPACTO A CORTO PLAZO

    C.1.1. Recuperar el principio de colectividad, aplicándolo a:

    • la generación colectiva de frío y calor, suprimiendo el gas como combustible en el interior de las viviendas (pero no su utilización como fuente de energía limpia y eficiente) e impulsar la autonomía energética
    • impulsar la recuperación de las aguas pluviales y un adecuado tratamiento de las aguas grises (baño y ducha)
    • facilitar la creación de nuevos espacios de convivencia colectiva y ciudadana.

    C.1.2. Concentrar los espacios húmedos (cocinas y baños) en los edificios, en especial los destinados a vivienda.

    C.1.3. Utilizar la fachada y los patios de luces (interiores) para colocar las instalaciones para que sean fácilmente accesibles.

    C.1.4. Recuperar la función tradicional de los terrados y patios interiores.

    C.1.5. Usar conexiones sin cables, con tecnologías ya disponibles en el mercado. Suprimir los interruptores manuales.

    C.1.6. Refrescar el ambiente más que refrigerar, crear sombras y ventilación por convección (no forzada) y mejorar el aire del interior de las habitaciones mediante filtros y humidificadores y el adecuado y sencillo control que permite la tecnología hoy disponible.

    C.1.7. Evitar elementos superfluos que no añaden valor al usuario final, verdadero cliente del sector. Menos es más.

    C.1.8. Utilizar y exigir componentes industrializados certificados.

    C.1.9. Optimizar la inercia térmica de la “piel” del edificio, utilizar colores claros, poner toldos, favorecer la ventilación natural, plantar árboles de hoja caduca en las zonas colectivas que reduzcan la insolación estival y otras medidas similares.

    C.1.10 Ejecutar proyectos “demostración” que permitan generalizar la utilización de estas ideas en las futuras obras a construir.

    C.2. SOLUCIONES APLICABLES DE FORMA INMEDIATA A LOS EDIFICIOS Y LAS VIVIENDAS

    C.2.1.   Incorporar en los proyectos y, en consecuencia, aplicar a las obras, componentes industrializados, ya existentes hoy en el mercado, que permitan y faciliten, a corto plazo, industrializar el proceso de construcción, utilizando materiales más eficientes, ligeros y que no precisen la utilización de agua en su montaje (construcción “seca”).

    C.2.2     Estudiar la semi-industrialización que permita racionalizar las estructuras:

    • Estructuras metálicas atornilladas
    • Solucionar nudos en obra en estructuras de hormigón.
    • Subestructuras soporte fachadas
    • Forjados industrializados

    C.2.3.   Componentes industrializados estructurales:

    • Fabricación y control de calidad total en taller
    • Montaje en obra. Control de montaje
    • Utilización de materiales ligeros, eficientes y sin agua

    C.2.4.   Aplicaciones de nuevos materiales:

    • Hormigones alta resistencia, ligeros, autocompactantes, con fibras, etc
    • Prelosas y losas postensadas
    • Forjados ligeros tipo sandwich o de chapa nervada

    C.2.5.   Hay que tender a corto plazo hacia la industrialización de las estructuras, tanto metálicas como de hormigón.

    C.2.6.   Ejecutar las instalaciones por módulos y centralizar la generación y gestión energética de los edificios para optimizar su consumo y mejorar su eficiencia gracias al mantenimiento preventivo de las instalaciones colectivas.

    C.2.7.   Las instalaciones de los edificios han de ser fácilmente localizables, mediante la utilización de canalizaciones registrables y accesibles (falsos techos técnicos, bajantes integrados en las paredes a una altura predeterminada y estándar y en el marco de las puertas y aberturas de las paredes).

    C.2.8.   Las telecomunicaciones y la domótica en los edificios residenciales y no residenciales deben realizarse con conexiones con cables de categoría 6 (S/FTP) y tomas RJ-45 que permiten recibir la señal de telefonía, TV y datos, con tecnología PLC que utiliza la red eléctrica para la transmisión de voz, audio, video y datos debe tenderse hacia las conexiones sin cables en los edificios

    C.2.9.   Mediante la racionalización del diseño del proyecto, reducir la fabricación en obra y generalizar el montaje de lo fabricado en taller para incrementar la calidad y la garantía.

    C.2.10.  Recuperar las soluciones tradicionales para el secado de la ropa mediante la radiación solar y el viento, evitando el uso de maquinaria de consumo energético innecesario en la mayor parte de la geografía de nuestro país.

    C.2.11.  Reutilizar, con garantía de eficiencia, las aguas pluviales y grises (lavabo, baño y ducha).

    C.2.12.  Impulsar la constitución de empresas de gestión energética de los edificios que faciliten información sencilla y útil al usuario final sobre el uso óptimo de las instalaciones.

    C.2.13.  Apoyar la labor informativa de las empresas de gestión energética de edificios mediante campañas públicas informativas de las ventajas de las instalaciones colectivas con contadores individuales de consumo realizado.

    C.2.14.  Impulsar las soluciones innovadoras en el ámbito de la eficiencia energética de los edificios como, por ejemplo, el reaprovechamiento del calor generado por la producción de agua caliente sanitaria (ACS) para alimentar el lavavajillas.

    C.2.15.  Adaptar el programa informático de cálculo del consumo de energía de los edificios al clima mediterráneo.

    C.2.16.  Generalizar la utilización de extranets y sensores para la gestión eficiente de las fases de proyecto y ejecución.

    ENTREVISTA a Rafael Romero, presidente de la Cambra Oficial de Contractistes d’Obres de Catalunya, entidad promotora del programa InnoCons

    1. Tres ideas fundamentales; compartir, lealtad y conectividad, inspiran el programa InnoCons. ¿Porqué estos valores son la premisa para cambiar el modelo de la construcción catalana?

    En primer lugar el concepto compartir es la base del programa ya que partimos de que el conocimiento y la experiencia acumulados en estos últimos años de fuerte expansión del sector no pueden ni deben despreciarse y tienen que ser compartidos. Compartir conocimiento y experiencia es la primera idea básica.

    En segundo lugar, los componentes del programa InnoCons lo hacen desde la perspectiva de que todos serán los beneficiados por el hecho de compartir, por lo que lo hacen con lealtad. Y finalmente, la conectividad porqué las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han de ser el instrumento de comunicación prioritario para asegurar la permanente conectividad del grupo.

    2. La participación de profesionales en el programa ha sido todo un éxito con un total de 124 profesionales que han trabajado de manera altruista. ¿Qué cree que ha animado a estos profesionales a trabajar de una manera tan implicada y voluntaria?

    Todos ellos se han animado por un objetivo común: cambiar el modelo de la construcción catalana. Los 124 profesionales han trabajado con la convicción de que es posible conseguir un sector industrial con un margen de beneficios empresariales homologable al de otros sectores. Para ello hace falta aumentar la productividad y el valor añadido del sector, lo que requerirá empleo cualificado. En definitiva, que se construyan obras con mayor calidad y seguridad sin que ello suponga incremento de costes (gracias al aumento de la productividad).

    Los participantes trabajan para conseguir la mejoría del sector a través de las nuevas tecnologías y de aplicar de forma continuada métodos, procesos y productos innovadores. En este sentido se contextualizan sus propuestas fijadas a modo de conclusión.

    3. Acaba de cumplirse un año del nacimiento de InnoCons. En este tiempo, se han cumplido los objetivos de esta primera fase del programa con la redacción de las conclusiones sintetizadas en propuestas aplicables a corto plazo. ¿Cuál es el próximo paso del programa?

    El programa continúa, en una triple vertiente. Por un lado seguimos con la metodología del trabajo en red para lo que contamos con nuevas y valiosas incorporaciones que enriquecerán el conocimiento compartido del grupo. La segunda línea de trabajo es aplicar en la realidad las conclusiones o recomendaciones surgidas en los trabajos del año 2009. Para ello ya contamos con una empresa interesada en iniciar una promoción aplicando esas ideas innovadoras. La tercera línea es la internacionalización del sector. Los profesionales que han generado las ideas InnoCons Barcelona pueden contar con esta plataforma para ponerlas en práctica en todo el mundo y, en especial, en aquellas zonas de condiciones climáticas similares.

    4. InnoCons nació con una clara voluntad internacional. ¿Qué actuaciones se tienen previstas en este sentido?

    Estamos abiertos a ayudar a implantar la metodología InnoCons Barcelona en cualquier lugar del mundo. Y es una satisfacción constatar cómo, en sólo dos meses desde que hicimos la presentación al público en general, ya se nos han dirigido grupos inversores e instituciones interesadas en el programa de lugares tan dispares como Suiza, USA y Kuwait. Estoy convencido que el programa InnoCons Barcelona tendrá éxito porqué es una iniciativa ambiciosa (innovar en la construcción) pero que toca de pies al suelo (propone soluciones aplicables inmediatamente).

    5. En la actual coyuntura económica, la construcción es uno de los sectores más afectados por la crisis. ¿Cuál puede ser la aportación del Programa InnoCons para combatir la actual situación?

    La construcción en Cataluña (y en España) nunca más volverá a una etapa de expansión como la de los últimos 10 años. El sector está sobredimensionado y muchas empresas deberán cerrar y muchos trabajadores (desde el ingeniero al peón) del sector no volverán a trabajar. La única alternativa para empresas y trabajadores es adaptarse rápidamente al futuro, a las exigencias de ese futuro que no volverá a ser como el pasado. El programa InnoCons Barcelona no pretende ser la única solución, pero si que estoy convencido que es una iniciativa más para que ese futuro sea motivo de satisfacción personal y de beneficios económicos para aquéllos que jueguen, sin vacilar, la carta de la innovación, de la calidad, de la seguridad, en definitiva, de la productividad y el valor añadido.

    + información


    Las nuevas fachadas, más allá del Wow effect

    Las fachadas de los edificios son las responsables de causar la primera impresión, pero como en todo, no es suficiente con una buena primera impresión. Hoy en día hace falta sustentar el diseño con otros valores. La lucha actual está en la evolución de los cerramientos ligeros y su saber compaginar armoniosamente el “ser” y el “aparentar” del edificio.

    El Wow effect consiste en crear un impacto emocional en el espectador. Una sensación que todo arquitecto ha ido en su búsqueda a través del diseño de las fachadas y que durante el último siglo ha funcionado con fórmulas como los cerramientos ligeros o muros cortina. Ha sido el sistema constructivo que ha dado forma como ningún otro a la arquitectura inmaterial soñada por el Movimiento Moderno.

    Los sistemas de cerramiento no sufrieron variaciones hasta finales del siglo XIX,  pero a lo largo del pasado siglo, las nuevas tecnologías hicieron variar sustancialmente el concepto del muro de cerramiento para convertirlo en “muro cortina” o en “fachadas ligeras”, y así se facilitó que el hombre pudiera modificar su entorno y hacerlo agradable a la vista creando sensaciones de espectacularidad.

    El muro cortina ha ido evolucionando y si en un principio se buscaba más la forma por la forma, el proceso fue siguiendo su curso y cada vez más, nuevos valores fueron robándole protagonismo al Wow effect.  Sin perder de vista el objetivo de crear sensación, con ayuda de la tecnología se ha logrado dotar a las fachadas de otros valores intangibles como por ejemplo controlar los agentes atmosféricos, la temperatura, modular los efectos del sol, la luz natural, las vistas, los ruidos, el aire puro, proteger nuestra intimidad y nuestra seguridad.

    El proceso sigue su evolución y el futuro viene marcado por un lado por la innovación en los cerramientos, el conocimiento de los materiales, sus características, la función de cada uno de los componentes, métodos, sistemas de fabricación y puesta en obra.  Ello es posible ya que, en segundo lugar, hay evidentes mejoras en las soluciones técnicas en las que se aplican nuevos materiales y sistemas, de mayor formato y mejores prestaciones que se ensamblan en fachadas cada vez más industrializadas y prefabricadas en taller con mejores rendimientos de puesta en obra y niveles de calidad más altos.

    Y finalmente, para ello, hay que considerar, en tercer lugar, la evolución en los modelos de gestión de los proyectos, con un marco legal cada vez más completo y exigente, que implica de manera clara a todos los agentes, desde los fabricantes de materiales a los fachadistas, proyectistas y promotores, sin olvidar consultores, laboratorios de ensayos de investigación y a los controles de calidad en fábrica y en obra. Todo siempre al servicio de las personas procurando que diseño y prestaciones vayan de la mano.

    EL RETO DEL NUEVO MODELO

    En la arquitectura de las últimas décadas, y quizá desde finales del siglo XIX, la expresión de las formas con el vidrio y los materiales ligeros, parece ser proporcional a la modernidad y a lo contemporáneo. Estos materiales, sus formas y aplicaciones en fachada, cubiertas e interiores, son parte del avance de la tecnología y la innovación. La transparencia, la reflexión, la luz y el color parecen ser virtudes necesarias en los edificios, que sintetizan las imágenes de la arquitectura más avanzada.  Pero la evolución del “muro cortina” se enfrenta al saber conjugar la innovación en diseño con la innovación en prestaciones.

    La mayoría de las fachadas son prototipos resueltos especialmente para cada proyecto, pero la incertidumbre de los resultados de forma y prestaciones hace que se coarten proyectos muy interesantes que no pasan de las primeras ideas. La manera de hacerlo posible depende sustancialmente de la metodología y sistema de proyectar que tienen los diferentes estudios de arquitectura. Las edificaciones de calidad, tienen en cuenta ya desde su planteo inicial sistemas de total integración entre el edificio y sus fachadas, así como con la estructura y las instalaciones. El desafío del nuevo modelo viene de considerar los valores de sostenibilidad aplicables a la energía y al diseño. En cualquier latitud y, especialmente en España, hay que tratar de evitar los intercambios de energía no deseados, para ello hay que evitar o anular el sobrecalentamiento del edificio.

    Este objetivo se puede conseguir con diseños de fachadas y lucernarios, patios y zonas de ventilación adecuadas a cada proyecto y lugar, adaptando los acristalamientos selectivos, su proporción en el global de la fachada ponderada con la combinación de otras soluciones a favor del  balance energético. Hay que resolver, por tanto, las fachadas con criterios de ahorro de energía, con capacidad de producción de energía y con materiales de bajo coste energético. Algunos de los elementos que marcaran la definición del muro cortina en cuanto a consumo energético parte del estudio de algunos elementos como:  el agua, el fuego, la luz y visión, la ventilación y el aislamiento acústico.

    AGUA

    Si el comportamiento frente al agua es un aspecto determinante del diseño de cualquier cerramiento, lo es mucho más en el muro cortina, debido a su reducido espesor característico y a su carácter heterogéneo y discontinuo. El primer problema es la estanqueidad al agua y al vapor y su drenaje.

    Los componentes del muro cortina suelen ser impermeables de modo que el problema, de nuevo, son sus juntas, las del propio bastidor y sobre todo las juntas vidrio-bastidor. No sólo es importante la cantidad de agua que entra y por dónde, sino cómo se comporta una vez dentro de los perfiles.

    El fenómeno de la condensación tiene que analizarse en los elementos opacos y en los vidrios como en cualquier cerramiento ligero, pero puede producirse además en los perfiles de la retícula, en la cara interior de los acristalamientos y sobre todo en chapas y otros elementos de remate en los que no es fácil incorporar el aislamiento.

    Para todo ello existen soluciones pero es fundamental tener en cuenta otros fenómenos relacionados con el agua, en particular los ataques químicos. Al incluir materiales muy diversos, hay que atender especialmente a la compatibilidad química entre todos ellos. En particular, y dada la presencia de metales, materiales plásticos y adhesivos diversos, el diseño debe tender a evitar la corrosión y degradación, lo que afecta no solo a la elección de materiales sino a la concepción de juntas y fijaciones. El objetivo es resolver no sólo la estanqueidad a corto plazo, sino también cuestiones tan dispares a medio y largo plazo como la pérdida de prestaciones en aislamientos y acristalamientos, la estabilidad del conjunto o el envejecimiento acelerado de los tratamientos superficiales.

    FUEGO

    La seguridad contra el fuego tiene una incidencia cada día más importante en el diseño de los edificios sea cual sea su uso, y es prioritario establecer desde el comienzo del proyecto una estrategia global de protección, en la que el cerramiento ocupa un papel determinante. Es frecuente que la adecuación a las normativas de protección lleguen a invalidar los diseños y nos encontraríamos una vez más ante el reto de compaginar estética con prestaciones.

    Un primer problema es la necesidad de dividir el edificio en sectores de incendio independientes, para evitar la propagación del fuego en vertical y en horizontal, y la fachada juega aquí un papel importante, pues el fuego se desplaza especialmente donde encuentra aire fresco para la combustión.

    Casi todos los materiales ligeros típicos del muro cortina se funden y rompen a temperaturas relativamente bajas y por lo tanto no son materiales adecuados para sectorizar. El problema se resuelve con un tramo de cerramiento diferenciado, el conocido “metro” de resistencia al fuego, con materiales adecuados como placas de fibrosilicatos, aislantes térmicos, chapas y perfiles de acero, … siempre fijados al forjado y no a la retícula de aluminio.

    El otro punto crítico es la discontinuidad del forjado hasta el plano de la fachada, que debe tratarse con los mismos materiales de protección que el parámetro vertical.

    Hay soluciones particulares de fachada que se han ensayado y que  se han resuelto con éxito mediante la utilización de rociadores que, en caso de incendio, rebajan la temperatura del plano del vidrio y de sus soportes y con ello retardan el avance de las llamas y también del humo,  el otro gran problema.

    Las vías de evacuación de las personas desde el interior del edificio pueden plantearse en muchos casos a través de las fachadas mediante galerías, escaleras o rampas… También se resuelven a través del cerramiento los accesos del personal de extinción y rescate al interior del edificio. Todas estas oportunidades hacen que el abanico de posibilidades a la hora de diseñar una fachada sea cada vez más compleja y a la vez confirma la múltiple funcionalidad de los cerramientos.

    LUZ

    Desde el punto de vista de las prestaciones, la principal razón de ser del muro cortina es evidentemente aumentar al máximo la iluminación natural y la contemplación del paisaje, y desde sus inicios es la transparencia de este nuevo cerramiento la que justifica su empleo. Si en los diseños pioneros bastó con el objetivo de luminosidad, hoy preocupan más las condiciones de bienestar: luz y visión tienen que ser reguladas.

    Un primer objetivo general sería lograr unas condiciones de iluminación uniformes en amplias zonas del edificio, o la minimización de la luz artificial, lo que implica una proporción razonable entre altura de fachada y fondo edificado. A esta relación atiende el modelo inicial de los muros cortina pero hoy en día se ha superado ese umbral, y en muchos edificios la fachada acristalada es poco más que un horizonte para el usuario. Además, con el empleo de vidrios de control solar reflectantes y de baja transmitancia, el nivel de iluminancia adecuado se tiene que obtener casi exclusivamente con luz artificial.

    También los brillos, contrastes, deslumbramientos o luminosidad excesivos pueden ser perjudiciales para determinadas actividades. Son muchas las estrategias posibles para controlar las propiedades ópticas del cerramiento, tales como tratamientos superficiales del vidrio, o reflectores y filtros opacos o translúcidos tanto en el interior como en el exterior, que permitan una iluminación difusa y modulada.

    En todo caso, los beneficios de la luz natural superan sus inconvenientes y por lo tanto el reto está en una planificación adecuada que permita ahorrar energía  pero que el usuario pueda participar y manipular el ambiente, las vistas del entorno. Este será un claro exponente de la calidad de la obra.

    VENTILACIÓN


    Como consecuencia de su asociación con la climatización mecánica, desde los primeros muros cortina predominó la tendencia a construirlos sin elementos practicables.  La evolución del modelo nos exige aplicar elementos que permitan la ventilación.

    Los elementos practicables plantean problemas técnicos y formales de difícil solución: lograr elementos suspendidos de apenas un par de puntos que sean móviles, exige perfiles más complejos, que necesariamente tienden a aumentar de sección rompiendo la continuidad del enrejado. Además, la ventilación natural ocasional desequilibra el sistema de acondicionamiento y la solución inmediata es evitar el problema, por lo que una gran mayoría de los sistemas comerciales no incorporan durante mucho tiempo elementos batientes, que evolucionaron de forma independiente y se incorporan al conjunto con grandes dificultades de integración en la fachada.

    Desde la aparición de la carpintería de acero se estudiaron muchas soluciones interesantes, especialmente aquellas menos intrusivas como las correderas, de guillotina, pivotantes o basculantes, y muchos arquitectos modernos patentaron ventanas de este tipo con escuadrías mínimas. Con las extrusiones de aluminio se difundieron perfilarías de secciones siempre crecientes, primando la estanqueidad o la ligereza sobre otros aspectos. En todo caso, rara vez se plantearon como componentes de un muro cortina integral.

    Hoy esa tendencia se está corrigiendo, y lograr ventilación natural controlada por el usuario parece un objetivo deseable. En consecuencia, los sistemas van incorporando batientes, generalmente proyectantes hacia el exterior, con perfiles compatibles y herrajes incorporados, incluso con perfilerías ocultas resueltas con silicona estructural. El funcionamiento adecuado de la climatización apunta hacia sistemas más flexibles y regulables por el usuario, y en todo caso a un uso responsable del edificio.

    Siendo una de las principales razones de su aplicación, es en los sistemas de doble piel donde se consigue una mayor integración de la ventilación natural a la fachada, además de que el problema constructivo se simplifica al proteger la hoja externa a los batientes de la lluvia y presión del viento. Por otra parte, las soluciones de techo y suelo frío permiten otros conceptos de climatización integral, donde sustituimos las instalaciones de aire climatizado por una simple instalación de ventilación, en los que las ventanas y el canal de la doble pared juegan un papel importante.

    AISLAMIENTO ACÚSTICO

    En el diseño de cerramientos ligeros el problema de diseño acústico dominante suele ser el aislamiento con el exterior, ya que su poco peso y la abundancia de juntas dificultan lograr los niveles de aislamiento habituales en los cerramientos tradicionales.

    En todo caso, con los vidrios dimensionados para resistir las cargas de viento y los sellados estancos de juntas se alcanzan valores medios de 30dBa aceptables en la mayoría de los casos. Mejores prestaciones acústicas requieren vidrios especiales, reconsiderar la contribución de los elementos opacos, un minucioso análisis de las juntas, etc. No obstante, un incremento claro del aislamiento implica un diseño de otro tipo, por ejemplo una pared de doble hoja, en la que se produce un sensible incremento de la masa interpuesta y aparecen nuevos elementos de control como la cámara de aire.

    Un problema importante es la independencia sonora entre plantas sucesivas cuando el cerramiento discurre suspendido por delante del forjado. Este problema no es sólo acústico, pues se relaciona con la independencia a efectos térmicos y de transmisión del fuego, etc. Establecer una barrera eficaz es difícil, no solo por la continuidad del cerramiento, sino porque en este punto suelen además establecerse los anclajes.

    En muchos edificios clásicos el problema se obvia, limitando la barrera a un cubrejuntas de escasa entidad. La voluntad de dotar de más y mejores valores intangibles a las fachadas de los edificios de hoy lucha contra esta práctica y la tendencia es analizar todos los aspectos que influyen en este aspecto.

    Como vemos, el muro cortina debe ser considerado como un elemento determinante en el balance energético de un edificio completo. Lo es en cualquier cerramiento y lo es más en  las fachadas ligeras. No basta con que el edificio sea espectacular en cuanto a estética. Los diseños más renovadores serán difíciles de sacar adelante. El diseño del muro cortina es necesariamente tarea de un amplio equipo de personas con capacidades muy diferenciadas, pues las dificultades del diseño superan los conocimientos generalistas. A nuestro favor disponemos de la evolución de los materiales y las técnicas que han abierto muchas puertas y sobretodo la esperanza de que estética y prestaciones vayan de la mano.

    ENTREVISTA XAVIER FERRÉS, Director de Ferrés Arquitectos y Consultores

    La filosofía de trabajo de Ferrés Arquitectos y Consultores parte de una idea muy simple, entroncar con la necesidad de especialización que exige la arquitectura de vanguardia, para tratar de proporcionar a arquitectos y sus colaboradores soluciones de alto nivel para hacer realidad fachadas ligeras de última generación.

    Xavier Ferrés, de formación arquitecto, durante toda su carrera profesional ha estado vinculado al mundo de las fachadas ligeras, en 1988 asumió la dirección técnica de una sociedad dedicada a la construcción de fachadas ligeras y diez años más tarde, en 1997, se incorpora a Biosca & Botey Arquitectura, con el objetivo de desarrollar nuevos sistemas de colaboración con los estudios de arquitectura e ingenierías en el diseño y la construcción de fachadas ligeras, creando las consultorías de fachadas y de iluminación, actividades que en la actualidad tienen una notable implantación.

    El denominador común de sus trabajos, gira siempre en torno a una filosofía de trabajo transdisciplinar en la que los consultores deben aportar soluciones para mejorar el global del proyecto, durante todo el proceso y no una vez terminado éste, para resolverlo constructivamente con la calidad y las prestaciones objetivo de la obra.

    Ferrés Arquitectos y Consultores, bajo la dirección de Xavier Ferrés , es una sociedad pionera en su actividad, que conjuga la formación superior de todos sus colaboradores, la práctica profesional desde el punto de vista del diseño y del desarrollo técnico de los proyectos, con una amplia experiencia en publicaciones, docencia y trabajos de investigación relacionados con la tecnología de los cerramientos ligeros.

    Una vez establecido y aposentado el modelo de fachada ligera que nació el siglo pasado ¿Cuál es la tendencia actual?

    La innovación pasa por el desarrollo de combinaciones complejas de materiales como chapas metálicas y vidrios, el desarrollo de materiales y productos de mayor formato, la aplicación de  soluciones técnicas especiales, nuevos conceptos más ajustados a la realidad como la generación de energía en elementos integrados en los cerramientos o el ahorro de energía desde el diseño de las propias envolventes, mejorando las prestaciones de cada uno de los componentes y del global de la fachada.

    Cada vez más, la delgada línea que separa el interior del exterior de un edificio se tecnifica y se amplia en cuanto a las dimensiones y a la interacción de los diferentes sistemas, desde climatización, estructuras, y acabados interiores, de tal forma que la fachada forma parte del edificio y se integra con soluciones únicas.

    Para conseguir efectos de transparencia, reflexión, sombra, color, textura etc. se deben trabajar distintas pieles, cada una con sus limitaciones de formato o sistemas de fijación y deben ser compatibles entre sí  y con el edificio y el uso al que sirven.

    Se conocen propuestas de fachada modular o de anclajes que pasados casi 50 años, aún no se han mejorado conceptualmente. ¿Demuestra esto un cierto estancamiento?

    Hay un avance en cuanto a los materiales y productos mucho más notable que en los sistemas, es decir, más en los componentes que en las fachadas ventiladas,  “stick” o modular. Por otra parte, es cierto que en el sector de la fachada y el cerramiento ligero hay una falta de iniciativa en general. Durante años se han desarrollado soluciones nuevas que mejoran paso a paso lentamente, pero después de los grandes avances como por ejemplo las extrusiones tubulares de aluminio, los dobles acristalamientos y la rotura de puente térmico en los perfiles, el resto de soluciones son en muchas ocasiones reinterpretaciones de lo que ya existe, mejorando el rendimiento de los trabajos en fábrica o los sistemas de colocación y montaje. El objetivo es reducir los costes sin pérdida de prestaciones, pero convendría tecnificar aún más los departamentos de I+D+I de la industria, que sorprendentemente sirve también en muchas ocasiones a la automoción o la náutica y que difícilmente “puentea” sus recursos y desarrollo de productos a sectores como el de la construcción con un impacto económico mucho mayor.

    ¿Es posible la conjunción perfecta entre diseño y prestaciones?

    La singularidad de cada una de las propuestas arquitectónicas debe adaptarse al complejo mundo normativo en cuanto a fuego, habitabilidad, ahorro de energía y los requisitos de los organismos de control, por citar algunos ejemplos, sin olvidar los costes cada vez más ajustados a presupuestos inverosímiles. Por otra parte hay una tendencia clara de proyectar soluciones de envolventes singulares que se concretan con imágenes generadas por herramientas informáticas, que son muy creativas pero que  resuelven sólo una parte del problema, la forma. Para que las prestaciones estén acordes con las ideas, hace falta un desarrollo técnico que muchas veces no se lleva a cabo y se crean un sinfín de problemas. El riesgo del error es una exponente del límite de lo factible, pero no conviene abusar. Para ello se han desarrollado diferentes programas de validación de las soluciones propuestas, que de hecho lo que consiguen es verificar y cuantificar la idoneidad y bondad de las soluciones creadas con sentido común y la experiencia.

    ¿Está el mercado evolucionando hacia una mayor eficiencia energética? ¿O por el contrario se rige más por criterios estéticos?

    Hasta hace muy poco tiempo, la pregunta la hubiéramos formulado exactamente al revés, es decir;  ¿el diseño de fachadas se rige por criterios estéticos y evolucionará hacia envolventes más eficientes desde la vertiente de la energía? Efectivamente desde hace muchos años diseñan envolventes con una variable incuestionable desde el origen del proyecto, la energía. En la actualidad la creciente necesidad de añadir otros valores a los cerramientos y a los edificios en general, lleva a tener en cuenta aspectos que antes eran una consecuencia de un diseño correcto, el confort del usuario, la calidad global de la edificación, la racionalización de los costes, la prefabricación, la integración de los sistemas eficiencia energética de las envolventes etcétera.

    La eficiencia energética se consigue con propuestas que simultáneamente combinan elementos que reducen y controlan la radiación solar, materiales aislantes en las partes opacas y transparentes, sistemas de generación de energía en fachadas y cubiertas.  Los criterios son muy sencillos, por una parte de reducir el consumo de energía en refrigeración y calefacción, reducir el consumo de energía para iluminación en zonas comunes y puestos de trabajo con acristalamientos de alta transmisión luminosa y racionalizar los porcentajes de superficie opaca traslúcida y de ligera y pesada.

    En fachadas ligeras, ¿evolucionan a la misma velocidad los materiales y las técnicas que las exigencias sociales de sostenibilidad medioambiental?

    Ya sea en obra nueva o en el pujante mercado de la rehabilitación de edificios, hay 4 criterios diferentes que se deben apurar y coordinar con el mismo objetivo común para proyectos de arquitectura de calidad. Se deben observar: el marco legal y normativo, los costes y la economía, el desarrollo técnico y las exigencias sociales y de mercado. Si falla uno de ellos, el proyecto es difícilmente viable. Cada vez más la singularidad de las propuestas arquitectónicas es más difícil con la convivencia de los 4 parámetros enunciados, para ello se deben verificar las prestaciones de las envolventes durante todo el proceso de proyecto, en la fabricación y en el montaje en obra para validar las soluciones con la obra terminada. Hay que considerar los materiales desde su origen, los procesos de fabricación y el reciclado posterior, teniendo en cuenta incluso la energía embebida en los propios materiales y productos de construcción. La idoneidad de las propuestas se puede comprobar con diferentes programas de validación como el LEED, CALENER o el VERDE, que otorgan calificaciones al global del edificio que deben utilizarse como herramientas de diseño y no como final de proceso.

    ¿Es posible la conjunción perfecta entre diseño y prestaciones?

    La singularidad de cada una de las propuestas arquitectónicas debe adaptarse al complejo mundo normativo en cuanto a fuego, habitabilidad, ahorro de energía y los requisitos de los organismos de control, por citar algunos ejemplos, sin olvidar los costes cada vez más ajustados a presupuestos inverosímiles. Por otra parte hay una tendencia clara de proyectar soluciones de envolventes singulares que se concretan con imágenes generadas por herramientas informáticas, que son muy creativas pero que resuelven sólo una parte del problema, la forma. Para que las prestaciones estén acordes con las ideas, hace falta un desarrollo técnico que muchas veces no se lleva a cabo y se crean un sinfín de problemas. El riesgo del error es una exponente del límite de lo factible, pero no conviene abusar. Para ello se han desarrollado diferentes programas de validación de las soluciones propuestas, que de hecho lo que consiguen es verificar y cuantificar la idoneidad y bondad de las soluciones creadas con sentido común y la experiencia.

    ¿Está el mercado evolucionando hacia una mayor eficiencia energética? ¿O por el contrario se rige más por criterios estéticos?

    Hasta hace muy poco tiempo, la pregunta la hubiéramos formulado exactamente al revés, es decir; ¿el diseño de fachadas se rige por criterios estéticos y evolucionará hacia envolventes más eficientes desde la vertiente de la energía? Efectivamente desde hace muchos años diseñan envolventes con una variable incuestionable desde el origen del proyecto, la energía. En la actualidad la creciente necesidad de añadir otros valores a los cerramientos y a los edificios en general, lleva a tener en cuenta aspectos que antes eran una consecuencia de un diseño correcto, el confort del usuario, la calidad global de la edificación, la racionalización de los costes, la prefabricación, la integración de los sistemas eficiencia energética de las envolventes etcétera.

    La eficiencia energética se consigue con propuestas que simultáneamente combinan elementos que reducen y controlan la radiación solar, materiales aislantes en las partes opacas y transparentes, sistemas de generación de energía en fachadas y cubiertas. Los criterios son muy sencillos, por una parte de reducir el consumo de energía en refrigeración y calefacción, reducir el consumo de energía para iluminación en zonas comunes y puestos de trabajo con acristalamientos de alta transmisión luminosa y racionalizar los porcentajes de superficie opaca traslúcida y de ligera y pesada.


    DeConstrumática

    Revista DeConstrumática