El estudio español Redondo & Serra gana el concurso internacional “Helping Haiti Restructure”

Las votaciones se realizaron por correo electrónico y durante una semana, pudiéndose votar tan solo 1 vez al dia por dirección de correo

El concurso, promovido por la página de concursos www.competingarchitecture.com, proponía el diseño de un refugio para 4 adultos que les permitiese un almacenamiento seguro, que les permitiese refugiarse de las condiciones climáticas, y ante todo, que dicho refugio pudiese soportar posibles terremotos. Además proponía que se mostrasen posibles reutilizaciones de dicho refugio, y todo con un presupuesto tope de 400$.

En palabras de los autores del proyecto:

En cuanto vimos que en el titulo aparecía la palabra Haiti, no dudamos en consultar las bases, puesto que tan solo con ver el desastre que tenían allí, creo que todo el mundo pensó en cómo ayudarles.

Nosotros, como arquitectos, tratamos de hacer lo que mejor se nos da (o al menos eso creemos) que es proyectar, y el concurso nos permitía expresar todas esas ideas que nos habían surgido viendo las noticias. Así que nos lanzamos a ello.

Las primeras opciones de nuestra propuesta fueron el empleo de estructuras metálicas o de madera, pero ambas suponían un coste muy superior a los 400$, así que le dimos otra vuelta, y viendo la gran cantidad de ayuda que llegaba a Haiti en paquetes transportados sobre pales, pensamos que los pales podían ser el elemento que estábamos buscando. Se trata de elementos de madera, de muy bajo coste, de gran resistencia y además muchos de lelos tendrían coste 0 debido a que llegan con la ayuda internacional y una vez allí se tiraban.

Con los pales, y la ayuda de unos listones de madera de pino a modo de vigas y pilares que “atasen” toda la estructura, conseguíamos la base de nuestra propuesta. Ahora solo nos quedaba ver como cubriamos el refugio, y por prestaciones y precio, optamos por un tablero fenólico que al tener propiedades hidrófugas actuaba muy bien como cubierta de la casa. Finalmente para proteger del viento y la lluvia y tamizar la luz, cubríamos toda la envolvente con una lona blanca impermeable, que le daba un aspecto uniforme y protegía el interior.

En cuanto a la resistencia ante terremotos, lo más importante es lograr una separación entre el terreno y la vivienda, por lo que planteábamos unas jaulas de mallazo que se rellenaban con cantos rodados del propio terreno(coste 0), actuando así esta estructura como soporte sobre el que apoyar el refugio. Permitiendo una ventilación por debajo (mejores condiciones higiénicas) y logrando la separación del refugio y el terreno.

En cuanto al refugio, consta de un espacio de entrada exterior, un espacio central donde pueden desarrollarse diversas actividades durante el día, y en el muro inferior, aparecen dos líneas de palets a 0,5metros y 1,75 metros de altura, que actúan como literas durante la noche y como estantes durante el día. Además se crea una zona más privada donde almacenar útiles, o bien puede emplearse como vestidor.

En la construcción del refugio, empleamos alrededor de 70 palés, unidos por unos herrajes y tornillos metálicos.

Con el material que empleábamos para un refugio, planteamos diversas estructuras que podrían construirse en un futuro para ayudar a la reconstrucción de Haiti, y plantemos la creación de teatros abiertos, aulas que por agrupación creasen una escuela, zonas de juegos para los niños, para ayudar a que su infancia sea más feliz, farmacias, puestos de mercado y almacenamiento, y hasta una parada de autobús. En todas ellas, indicábamos el número de refugios que se necesitan para construir las propuestas.

La presentación finalmente, la realizamos a modo de carta para Haiti, ya que era la forma ideal de transmitir nuestra idea de forma cercana y dedicada a aquellos que habían sido objeto de nuestro proyecto.

Vía:  Scalae

Deja un comentario

Top