Giro total a la política de infraestructuras

En sus primeras declaraciones oficiales desde que asumió el cargo, la nueva ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró que, siendo las prioridades del Gobierno para esta legislatura la creación de empleo y la mejora del nivel de vida de los ciudadanos, su ministerio debe ser “punta de lanza de algunos de los cambios más importantes que se tienen que dar en los próximos meses”. Subrayó que su departamento quiere ser ejemplo de austeridad, eficacia, calidad en la gestión, productividad, mejora de la competitividad y, sobre todo, “honestidad y responsabilidad”. “Tenemos -dijo- un montón de infraestructuras, de zanjas abiertas en toda España. Por eso ahora hay que planificarlo todo, hacer un diagnóstico, gestionar y dirigir bien, y comprometerse con la conexión territorial”.

Para ello quiere dar un vuelco absoluto en el Ministerio de Fomento, que cada vez dispone de un menor presupuesto inversor. Además de anunciar unas inminentes reuniones con los consejeros de infraestructuras de todas las comunidades autónomas y con todos los partidos políticos, contratará una consultora externa para diseñar nuevas políticas en materia de concesiones, con el fin de utilizar lo más posible la colaboración y financiación privadas en el desarrollo, construcción, explotación y mantenimiento de las infraestructuras. En este nuevo escenario se daría protagonismo al Instituto de Crédito Oficial (ICO), con el objetivo de complementar la financiación bancaria de los proyectos elegidos.

Estas nuevas políticas pasan por sistemas concesionales basados en el pago por disponibilidad y no en el riesgo de demanda, y por la agilización de los procesos de licitación y del número de empresas que acuden a los concursos públicos por medio de la instauración del diálogo competitivo en obras de importancia económica, de modo que las empresas elegidas puedan también sugerir modificaciones en los proyectos.

La ministra Pastor declaró también que en materia de carreteras se ha encontrado con que los compromisos de gasto ya adquiridos por el anterior Gobierno en materia de carreteras para el ejercicio 2012 casi duplican el presupuesto que tenía ese ministerio en 2011. “Se ha comprometido dinero que no hay y eso sí que es un problema”, declaró Ana Pastor.

Sin embargo, se mostró taxativa al considerar que la construcción de la red ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) es “irrenunciable”, por lo que velará para que “las obras de estos proyectos se puedan hacer y se puedan pagar”. Ratificó que la conexión del AVE a Galicia es una necesidad: “Mi compromiso es hacerlo y pagarlo”. Junto a este compromiso también ha asumido el de que “su financiación estará dispuesta para que las obras avancen a la velocidad que permitan los medios técnicos”.

Fuente Cinco días y Fundación laboral de la Construcción

Deja un comentario

Top