Hormigón drenante

Este tipo de hormigón se utiliza para conseguir superficies con alto nivel de porosidad, alta permeabilidad, manteniendo el acabado y la resistencia mecánica. Entre las ventajas de su utilización destaca por su importante aporte a la gestión ecológica en la recolección de aguas de lluvia,  es compatible con posteriores tratamientos superficiales, siempre que no sean impermeables, rapidez de ejecución y puesta en servicio y por tener menor peso volumétrico que el hormigón convencional.

Este tipo de hormigón se aplica en pistas deportivas, zonas de tráfico ligero, urbanizaciones, rellenos, zonas de lavados industriales, parkings y cualquier aplicación en la que se quiera evitar los charcos y almacenamiento de aguas y líquidos.

Artículo completo en blog Teoría de Construcción

Deja un comentario

Top