Impulso vital al ferrocarril en España

infografía del corredor mediterraneo

Tal como explica El Periódico de Cataluña, Europa ha dado el sí. Tal como estaba previsto, la Comisión Europea y han apoyado la propuesta del Ministerio de Fomento, el corredor mediterráneo formará parte finalmente de los proyectos de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T). Esta consideración, reclamada durante años, trae consigo tanto la financiación como la vigilancia por parte de Bruselas que garantiza que la infraestructura ferroviaria de mercancías y viajeros esté lista en el 2020.

Las empresas confían en el corredor para dar un gran salto competitivo En total, la UE gastará unos 40.000 millones de euros en proyectos de transportes considerados estratégicos del periodo 2014-2020 y que sean difíciles de financiar con fondos privados o sólo con los presupuestos estatales.

One thought on “Impulso vital al ferrocarril en España

  1. Nuestras conexiones ferroviarias con Europa tuvieron su homologación cundo se construyo el AVE.
    Anteriormente el ferrocarril de la Peninsula Ibérica se construyó con un ancho de vía diferente al de Francia y para ayudar a despejar cualquier idea equivodada de poraué su diseño es distinto al de Francia, inserto un extracto de nuestros amigos los historiadores

    “Acababa de empezar el reinado de Isabell II, estamos a finales de 1843. En España ya hay un tren, pero es en Cuba, donde entró en funcionamiento en 1837. Para introducir el tren en la península, el gobierno encargó a una comisión de ingenieros que elaborasen un Decreto sobre el ferrocarril. En él trabajaron fundamentalmente Subercase y Santa Cruz. Subercase era un buen ingeniero de obra civil pero sabía poco de trenes. Como ingeniero de caminos vio que la orografía española era muy diferente de la francesa o la inglesa. En casi todo el mundo se había adoptado el ancho de vía de 1,435 metros. Los dos ingenieros mencionados, sobre todo Subercase, razonaron que si en aquellos países de orografía menos dura necesitaban ese ancho de máquina, para conseguir máquinas más potentes era necesaria más anchura. Ellos decidieron que la anchura razonable era un poco mayor y redondearon a seis pies castellanos.

    Seis pies castellanos, eso nos da la extraña cifra de 1,689 m que tenemos hoy en nuestros trenes de vía nacha y que tantos quebraderos nos está causando.”

    cortesia de: ciencia15.blogalia.com/historias

Deja un comentario

Top