Mortero monocapa: Acciones que aseguran una buena impermeabilidad

Los morteros monocapa (Clasificación OC en base a la norma En 998.1) son revestimientos minerales listos para su empleo, lo que suprime los inconvenientes de la preparación en obra.

Además de cumplir una función estética (color y textura), los morteros monocapa tienen como función principal dotar a la fachada de propiedades técnicas que aseguren la adherencia, impermeabilidad, transpirabilidad y durabilidad del revestimiento y, por tanto, de la fachada.

El mortero monocapa una vez fraguado tiene propiedades impermeables y transpirables que contribuyen al buen comportamiento de la fachada. Actúa como barrera a la penetración del agua de lluvia, impidiendo su paso. Esta característica se obtiene utilizando una curva granulométrica compensada que  permite obtener un mortero sin espacios intersticiales añadiendo un producto hidrofugo en polvo.

Cuando hay un problema de falta de impermeabilidad se detecta por la aparición de manchas de humedad en la cara interior de la pared de la fachada, en especial en paños ciegos. Las posibles causas son:

  • Espesor insuficiente del revestimiento aplicado, en general o en zonas localizadas. El espesor del monocapa, una vez aplicado y realizado el tratamiento de acabado sobre el soporte para garantizar la impermeabilidad debe presentar un espesor general de 15 mm.

  • Fisuras. Independientemente del origen de la fisura, la entrada de agua a través de las mismas puede producir la entrada de agua hasta la pared soporte del monocapa, afectando por ello a la durabilidad de la solución constructiva.

  • Penetración de agua por los poros del monocapa. Penetración de agua por los bordes perimetrales y falta en las protecciones de la fachada.

  • Incompatibilidades de uso, como por ejemplo zonas sumergidas o superficies horizontales en las que se quede el agua estancada o soportes no adecuados para la aplicación de los morteros monocapa.

Para prevenir la aparición de patologías por falta de impermeabilidad hay que tener presentes  diferentes aspectos tanto en proyecto como en la aplicación:

  • Epesor de aplicación:

Se deben respetar los siguientes espesores:

  • Espesor general: 15 mm.
  • Espesor recomendable bajo junquillos: 10 mm.
  • Espesor mínimo: 8 mm sólo localmente o bajo junquillos.
  • Espesor máximo: 23 mm  sólo localmente por defectos de planeidad.

En fachadas sobre expuestas a la lluvia o en orientaciones de poco o nulo  asoleo, se tenderá a no bajar de los 12-15 mm de espesor.

  • Prevención de la fisuración de origen estructural:

Control del diseño de proyecto, control de la ejecución de la obra y respeto de las juntas estructurales definidas.

  • Prevención de la fisuras de retracción:

Con el fin de prevenir la aparición de fisuras de retracción es aconsejable:

  • Respetar los soportes recomendados por los fabricantes de morteros monocapa de cara a su puesta en obra.
  • Proceder a la correcta preparación de los soportes, disponiendo de soportes limpios, estables y planimétricos, subsanando previamente los desajustes de planeidad existentes.
    • Disponer de un soporte homogéneo.
    • Utilizar imprimaciones de adherencia en el caso de estar ante soportes poco absorbentes.

  • Prevención de la fisuras por heterogeneidad del soporte:
    • Reforzar el monocapa en los puntos singulares y encuentros entre materiales diversos, forjados, pilares, cajas de persianas…, mediante malla de fibra de vidrio, con el fin de minimizar las tensiones en dichos puntos.

  • Evitar los defectos de aplicación del revestimiento:
    • Respetar la proporción de agua de amasado recomendada por el fabricante.
    • En condiciones meteorológicas extremas, adoptar las medidas necesarias para evitar la patología (humedecer el soporte antes de su aplicación, …)
      • No aplicar una sola mano de revestimiento con un espesor excesivo.
      • Ajustarse al tipo de tratamiento de acabado especificado por el fabricante.

  • Realizar una correcta protección de la fachada:

Utilización de vierteaguas y ejecución de aristas con el fin de evitar la penetración de aguas por los bordes de la fachada.

Tener en cuenta las posibles incompatibilidades de uso del monocapa:

No aplicar en superficies horizontales.

No aplicar en superficies donde el agua pueda permanecer estancada.

No aplicar en superficies afectadas por filtraciones de capilaridad.

No aplicar en zonas que pueda preverse su inmersión en agua.

Por todo ello, el respeto de los consejos y recomendaciones detalladas para los revestimientos monocapa es garantía de seguridad y eficacia en la impermeabilización de una fachada y por tanto de la durabilidad de la misma.

Vía: Departamento Técnico. ANFAPA

Artículos Relacionados

2 thoughts on “Mortero monocapa: Acciones que aseguran una buena impermeabilidad

Deja un comentario

Top