Tribuna de Josep Miarnau, motor para la recuperación económica #Construcción

Presidente de Construmat y Consejero Delegado de Comsa Emte

Tribuna publicada dentro del especial Catalunya Construye de El Periódico el pasado 29 de enero

La industria de la construcción ha sufrido un drástico ajusteen los últimos años. En 2006 el sector aportaba el 12,6% del producto interior bruto (PIB) español y ocupaba a más de 2,6 millones de personas, pero en cinco años se han destruido 1,5 millones de empleos y han desaparecido en torno a 170.000 empresas. A pesar de ello, la construcción sigue siendo un sector clave para el crecimiento económico de un país y para reactivarlo es necesario un cambio de mentalidad, que debería empezar por la unidad de los actores que formamos parte del sector, ya que la suma de esfuerzos nos lleva a encontrar fórmulas para reactivarlo.

La construcción tiene una influencia directa en la competitividad y la productividad de nuestra economía. Apostar por la obra pública es hacerlo en un modelo que nos permite exportar nuestro alto grado de especialización a todo el mundo. La industria de la construcción puede contribuir muy activamente a mejorar nuestro déficit comercial, una de las vías de saneamiento de nuestra economía. Durante la última década las constructoras españolas han acumulado una gran experiencia internacional y están preparadas para ser uno de los motores económicos de nuestro país. Las estadísticas nos indican que por cada 600.000 euros invertidos en construcción se generan diez empleos directos y otros seis indirectos.

Si se aplican criterios de eficiencia económica, nuestro sector puede volver a crear empleo, ya que tiene una incidencia directa sobre el tejido productivo local. Para lograrlo, es especialmente necesaria la estabilidad en la licitación de la obra pública, puesto que una inversión en infraestructuras equivalente al 1% del PIB añade 8 décimas de crecimiento a la economía española. Si se cumplen los criterios de eficiencia en la planificación, la obra pública se autofinancia a corto plazo en un 50% a través de la recaudación fiscal y el ahorro de prestaciones sociales. Las empresas hemos realizado grandes esfuerzos en los últimos años para mejorar la productividad y la eficiencia de nuestras organizaciones, pero el camino hacia la recuperación no lo podemos realizar sin el compromiso de las administraciones. El sector público y el privado deben más que nunca trabajar juntos, cooperando con el objetivo de generar actividad económica y empleo. España no dejará atrás la crisis solo gracias a la construcción, pero no dejará la crisis atrás sin ella.

Deja un comentario

Top