TV MACBA

David Hall, TV Interruptions (7 TV Pieces): TV Shoot-out piece 1971

El Museo reúne en una exposición 145 «experimentos» realizados para la televisión por 150 artistas y pensadores, como Andy Warhol, Bill Viola, Lévi-Strauss, Guy Debord, Richard Serra, Martha Rosler, Joan Jonas, Joseph Beuys, Albert Serra, Muntadas, John Berger, Robert Hughes…

Título: ¿Estáis listos para la televisión? Inauguración: jueves 4 de noviembre, a las 19.30 h. Fechas: del 5 de noviembre de 2010 al 25 de abril de 2011. Comisaria: Chus Martínez, con la colaboración de Dora García, Johan Grimonprez, Albert Serra e Isidoro Varcárcel Medina. Organización y producción: exposición organizada por el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA) y coproducida con el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC).

Principios de los años ochenta. Joseph Beuys no es artista, sino estrella de rock. Canta en un programa de variedades típico de los sábados por la tarde: «Del país que se autodestruye, que nos dicta su way of life, viene Reagan y nos trae armas y muerte», y el estribillo responde: «Queremos sol y no lluvia», que bien podría leerse como «queremos sol y no Reagan», en un juego de palabras entre Regen (‘lluvia’, en alemán) y el apellido del cuadragésimo presidente de Estados Unidos. Unos metros más allá, la sentencia de Pier Paolo Pasolini: «No existe nada más feroz que la televisión», a la par que el artista alemán Christian Jankowski llama a un programa de televisión dedicado a leer las cartas del tarot y pregunta acerca del futuro de su obra y cómo situarse mejor en el mercado. Son tres programas de los 145 que se emiten en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA) bajo el título-pregunta ¿Estáis listos para la televisión?


No se trata de una exposición «sobre» la televisión, sino «desde» la televisión, donde unos inquilinos de excepción han «tomado» el medio televisivo para obligarlo a hablar otra lengua y provocar una fértil irritación: artistas y pensadores. La muestra, comisariada por Chus Martínez, conservadora jefe del MACBA, ha contado con la colaboración de Dora García, en la formalización del guión; Johan Grimonprez, en la concepción de un programa especial y una charla sobre YouTube; Isidoro Valcárcel Medina, con sus aportaciones sobre la televisión y sus convenciones, y Albert Serra, en la interrelación de la televisión con el cine, que además presenta una miniserie inédita filmada en el MACBA. ¿Estáis listos para la televisión? reúne piezas realizadas entre 1960 y la actualidad por 150 creadores y profesionales de la televisión, como Chris Burden, Jef Cornelis, Martin Kippenberger, David Lamelas, Guy Debord, Richard Serra, Bill Viola, Martha Rosler, Lucio Fontana, Samuel Beckett, Jan Dibbets, Joan Jonas, Peter Weibel, Dara Birnbaum, John Berger, Alexander Kluge, Antoni Muntadas, Harun Farocki, Paloma Chamorro, Joaquín Soler Serrano, Marta Traba, Robert Hughes, Judith Barry y Andy Warhol, entre otros. Tras su paso por el MACBA, la exposición podrá verse en el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), del 20 de mayo al 18 de septiembre de 2011.

«Necesitamos una plaga, y los programas que presentamos lo son. Una plaga, en palabras de Antonin Artaud, es aquello capaz de abrirse camino y acceder a todos los estratos de un organismo, desorganizándolo completamente, pero dándole una oportunidad única de liberarse de sí mismo. El rechazo de la gran audiencia a este tipo de programas se explica banalmente apelando al “aburrimiento”. Tiene más sentido pensar, sin embargo, que ser testigos de procesos de cambio sobre los que no tenemos control alguno provoca malestar. Si la cultura no es entretenimiento o la celebración de lo identitario, es un movimiento asincrónico que se produce en el corazón de lo social y que da lugar a fenómenos que no podemos ni bautizar ni consumir de forma inmediata», escribe Chus Martínez en la guía que acompaña esta exposición. No en vano el objetivo de esta muestra es estudiar de qué modo formas muy diversas de comprender la imagen y la vida de los conceptos contribuyen a dibujar el horizonte de nuestro presente cultural.

Are you Ready for TV? Este era el eslogan de un anuncio publicitario que utilizó en 1954 la firma Westinghouse para comercializar los primeros televisores en color. La campaña la parafraseó la CBS en 1981 para popularizar un nuevo canal de televisión bajo el lema Get Ready for TV? Ahora, cuando parece que la televisión ha llegado a su fin en el sentido clásico y tal como la concebíamos hasta hoy, el MACBA se pregunta: ¿Estáis listos para la televisión? Resultaría imposible mostrar la totalidad de los materiales que podrían abordarse en esta exposición, por lo que se propone a la audiencia enfrentarse a un dispositivo singular pensado ex profeso a partir de diez capítulos que incluyen un número limitado de ejemplos-situación. El espacio expositivo se convierte así en un acontecimiento para explorar la relación entre imagen y acto crítico: diez «escenas» que conceptualizan las distintas estrategias y su función. Cada capítulo propone, desde diferente ángulo, la historia de la contestación de un lenguaje a otro: del arte a la televisión, de la televisión al pensamiento, en ambas direcciones. Cada uno de los diez apartados incluye una gran pantalla (home cinema o cine doméstico), un menú con varios vídeos a la carta y monitores de televisión.

Los nombres de Cristo, la nueva miniserie del cineasta Albert Serra

Para confeccionar el guión, ha sido fundamental la contribución de la artista Dora García, quien a lo largo de los últimos años ha llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre la televisión como escenario y enciclopedia de las formas de actuación, de la performance. El cineasta y artista Johan Grimonprez ha colaborado en la sección que analiza la relación entre la televisión, la política y el debate público, y ha realizado una selección de programas que evidencian sus intereses, sus temores y su forma de entender la influencia que la televisión ha tenido y sigue teniendo en nuestra opinión del mundo. Una larga conversación con el artista Isidoro Varcárcel Medina resultó clave para profundizar en la naturaleza de las convenciones que definen el medio televisivo y para visualizar cómo la modificación de alguna o varias de estas convenciones altera radicalmente el resultado.

De forma paralela, se estrena Los nombres de Cristo, una miniserie de televisión inédita del cineasta Albert Serra, en la que, tras convertir el MACBA en un plató, indaga sobre la cuestión de nombrar y el ejercicio de traducir e interpretar el resultado a partir de la obra homónima que Fray Luis de León comenzó a escribir en la cárcel en 1572 y terminó en 1586. En torno a la exposición, se ha concebido también un amplio programa de conferencias, mesas redondas y casos de estudio, con la participación de Pere Portabella, Chus Martínez, Johan Grimonprez, Dora García, Tamara Chaplin, Manuel Huerga, Andrés Hispano y Nicolás Gómez, entre otros (ver el programa en la ficha final de la nota).

Los diez capítulos de la exposición

  • El bromista insaciable. El recurso del humor, la sátira o la ironía es utilizado en televisión para glosar los argumentos y ajustarlos al género satírico. ¿Puede algo tan significativo o subversivo ser dicho bajo el subterfugio de la broma? Los programas reunidos en este apartado responden a esta pregunta.
  • La televisión como reino o el reino de la televisión. En este segundo capítulo se han incorporado los programas que interpretan la televisión como una forma moderna de soberanía; un concepto que surge de la creencia del medio en su capacidad de generar un poder absoluto y perpetuo, autootorgado, inherente a la lógica del propio medio.
  • Dead air: ese indeseable silencio. El término dead air designa la situación que se produce cuando un fallo técnico interrumpe la emisión. A menudo, esta incidencia desvela al espectador aspectos de los que no era consciente: las convenciones, la situación de las cámaras, la construcción del escenario, el guión, el papel de los personajes… Esto ha dado lugar a múltiples trabajos realizados sobre el principio de mostrar lo que no se ve.
  • La televisión como un lugar específico. Del mismo modo que, a partir de mediados de los setenta, se empieza a hablar de obras de arte creadas específicamente en un lugar y desde las condiciones que ese lugar impone a la obra, también puede hablarse de obras creadas para la televisión.
  • On TV: el espíritu de la mimesis. La mimesis es el recurso utilizado para poder crear otros mundos. Imitar nos permite conocer mejor lo que se copia y, al mismo tiempo, comprender la diferencia. Para hacer algo distinto de la televisión, hay que intentar primero ser televisión.
  • Place / Presentation / Public: televisión y política. Si en la segunda sección se trataba el medio como una institución y se proclamaba su abolición, sin compromiso, este capítulo aborda la política en televisión. Son muchos los que abogan por un espacio político por y para la televisión, que consideran que el activismo desde la televisión contribuye al análisis del medio y, al mismo tiempo, a la articulación de una nueva conciencia de la audiencia. Es sin duda la sección más densa en número de trabajos y la que más ramificaciones tiene en la postelevisión o la televisión por Internet. Por no hablar de los millones de iniciativas de televisiones autogestionadas por comunidades y grupos activistas.
  • El impacto de lo nuevo. El entrecomillado de este título está tomado del programa de Paloma Chamorro Encuentros con las artes y las letras (en concreto, el dedicado a la crítica de arte). Esta sección reúne los programas que se piensan desde la lógica televisiva para vérselas no solo con el arte clásico (los grandes maestros del pasado), sino con lo que es coetáneo, que es tan nuevo como el propio medio.
  • Una tribuna por ocupar. La cuestión de la audiencia está siempre presente tanto en el arte como en la televisión. Y existen ejemplos radicales que abordan esta gran pregunta. En los programas sobre arte en los que lo que prima es dar a conocer, la televisión se convierte en una abertura, una «ventana al mundo», por decirlo con una imagen común en el debate sobre la pintura del Renacimiento.
  • El matrimonio grecolatino: visión de largo alcance. La capacidad infinita que tiene la televisión de emitir imágenes desde casi cualquier rincón del planeta indica que puede potenciar la imagen mental de expansión geográfica y geopolítica ante los ojos de un sujeto frente a una pantalla. Pero a todo mundo le corresponde un contramundo, su contrario, la duda ante todo lo que la imagen no muestra.
  • What’s my line? (en español, ‘¿A qué me dedico?’). Este es el título de un programa-concurso semanal producido en Estados Unidos por Mark Goodson y Bill Todman para la cadena televisiva CBS. Debutó el 2 de febrero de 1950 y tuvo tanto éxito que duró más de veinte años y ganó tres premios Emmy. En él, un jurado de personalidades del mundo de la moda y del periodismo debía adivinar, con los ojos vendados, la profesión del personaje invitado. Uno de los más célebres fue sin duda Salvador Dalí. La televisión genera identidad mediática, y la obra de muchos artistas repara en este aspecto, tal como puede observarse en este capítulo.

[+INFO]

Deja un comentario

Top